Divulga Inspira
App Inspira

Efectos de la contaminación atmosférica en la salud respiratoria durante el primer año de vida

Publicado por el 23 de abril del 2012.

Efecto de la contaminación en la salud respiratoria

Foto: Exposición Aire

Los fetos y los niños pequeños son especialmente vulnerables a la contaminación ambiental debido a la inmadurez de su organismo y a diferencias en la exposición. En el caso concreto de la contaminación del aire cada vez hay más estudios científicos que relacionan diversos problemas en la salud respiratoria (infecciones respiratorias, tos persistente, sibilantes o pitos, asma, etc.) con estar en contacto durante la etapa prenatal y la primera infancia con contaminantes atmosféricos. Además estos problemas pueden tener consecuencias en la salud respiratoria también en edades posteriores.

Las enfermedades alérgicas y respiratorias representan un problema de salud mundial que ha ido aumentando en su prevalencia y gravedad. Sus causas no se conocen con exactitud, aunque se presume que los factores ambientales en la concepción y durante la vida prenatal y postnatal tienen un papel fundamental en su desarrollo además de la genética. En la actualidad los estudios epidemiológicos de cohortes de niños y niñas que se van siguiendo a lo largo del tiempo se consideran los más adecuados para poder estudiar las consecuencias de los contaminantes ambientales en la salud. Y hasta ahora son pocos los realizados con estas características.

El proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), el primero en España

El proyecto multicéntrico INMA evalúa la exposición a diversos contaminantes ambientales, tóxicos y salud infantil desde el embarazo. Su objetivo es estudiar el efecto de los contaminantes ambientales más importantes en el aire, agua y en los alimentos, así como el papel de la dieta durante el embarazo y el inicio de la vida, sobre la salud y el desarrollo fetal e infantil. Para ello ha utilizando una metodología común, y ha seguido longitudinalmente a un número aproximado de 4000 pares mujeres-niños/as.

Logo Proyecto INMA

Logo Proyecto INMA

El proyecto INMA se compone de 7 cohortes, 3 existentes antes de la creación de la red INMA (Flix-Ribera d’Ebre, Granada y Menorca) y 4 creadas de novo (Valencia, Sabadell, Asturias y Gipuzkoa).

El comienzo del estudio se produjo en el año 2003, aunque algunas cohortes ya existían en este momento inicial, por lo que el reclutamiento de las mujeres para constituir las cohortes ha tenido diferentes periodos y tipos de reclutamiento. En las cuatro cohortes nuevas, el reclutamiento tuvo lugar durante la primera visita prenatal en el hospital público de referencia o en el centro de salud de la zona donde se proponía la participación a aquellas mujeres que cumplían los criterios de inclusión del estudio.

Las mujeres fueron seguidas en distintos momentos a lo largo de su embarazo, y cuando dieron a luz, se comenzó el seguimiento de sus hijos e hijas desde el nacimiento hasta la actualidad, momento en que  tienen entre 4 y 7 años en las cohortes de novo y entre 11 y 15 en las antiguas.

Niveles de exposición individual a contaminación atmosférica

Para poder evaluar de forma fiable los riesgos para la salud es importante disponer de una medida fidedigna de exposición a los contaminantes. Para el caso concreto de la contaminación atmosférica se desarrolló un protocolo de medición partiendo de la idea de que se está expuesto cuando un contaminante entra en contacto con la superficie del cuerpo humano (tracto respiratorio o piel) y durante un periodo de tiempo determinado (horas, días, meses etc.),  por tanto había que evaluar midiendo la calidad del aire lo más cerca posible a la persona y teniendo en cuenta su estilo de vida. Y estas mediciones que fueran en los periodos críticos para el desarrollo, embarazo y primera infancia.

Captador embarazada

Captador embarazada

El trabajo se completó con tres formas de medición de los contaminantes, en primer lugar la personal (cada mujer embarazada llevaba un medidor a la altura del pecho y en su casa tenían colocado uno dentro y otro fuera) que tenía en cuenta las actividades realizadas y el tiempo dedicado a ello, lo que se denomina patrones de tiempo actividad. Estas mediciones sólo se pudieron hacer en un grupo de mujeres en cada cohorte porque el coste es muy elevado. La segunda aproximación que se hizo fue conseguir un nivel de contaminación en la residencia de cada una de las embarazadas mediante la colocación de muestreadores en una trama regular (500 metros, 1 km y 2 km) sobre la superficie del área de estudio, y luego, con modelos matemáticos se predijo un nivel de contaminación para toda la superficie y por tanto para las casas de las mujeres. Y por último, y en tercer lugar, realizamos mediciones en el primer año de vida dentro y fuera de las casas. Esta medición tampoco pudo hacerse en todas las casas, sólo en 352 familias familias de Valencia, pero también representan una medición muy próxima al aire que respiran los niños y niñas, puesto que durante los primeros meses de vida la mayor parte del tiempo la pasan en casa.

En el proyecto INMA, los contaminantes que se midieron fueron dióxido de nitrógeno (NO2) cuyas  fuentes de emisión más frecuente son el transporte, la calefacción y la generación de energía. Y los compuestos orgánicos volátiles (benceno, tolueno, etilbenceno, o-xileno y m,p-xileno -BTEX-) que proceden de derivados del petróleo. Además, al realizar cuestionarios conjuntamente a las mediciones, también hemos obtenido información sociodemográfica, de estilos de vida y de características ambientales de sus lugares de residencia que nos ha permitido estudiar los factores que más determinan los niveles medidos.

En cualquier caso, de las tres formas que medimos pudimos conseguir concentraciones del contaminante  más cercanas a las personas que las que se dispone a partir de los sistemas de control que gestionan las admisnistraciones encargadas de la  vigilancia de la calidad del aire, ya que por el limitado número de puntos en los que se muestrea se dispone de una aproximación a los niveles medios en las ciudades pero no son adecuados para estimar la exposición a nivel individual. Por otro lado, dichos sistemas no disponen de captadores en poblaciones medias o pequeñas, como la mayoría de las que forman parte del estudio INMA.

Como resultado de las mediciones supimos que una proporción importante de niños y niñas, tanto en la etapa prenatal como postnatal, han estado expuestos a niveles de contaminación atmosférica considerados no seguros para la salud según la normativa Europea (40 µg/m3).

¿Qué condiciones de la vivienda nos hacen respirar más contaminantes atmosféricos?

Calidad del aire interior

Aire interior

Según obtuvimos en nuestro estudio, los niños y niñas que soportan una mayor exposición a la contaminación por NO2 en el exterior  son los que vivían en las zonas más urbanizadas y con mayor densidad de tráfico. Estos niveles son superiores a los que se encuentran en el interior de la casa, donde tener aparatos que funcionan con gas (cocina y calentador de agua),  algunos factores sociales como el país de origen y el menor nivel educativo de la madre, y así como encontrarse en los meses más fríos se asocia con la concentraciones más altas.

Por otro lado, en el interior de las casas de aquellos niños y niñas que hemos encontrado niveles de exposición más altos se había pintado durante el último año, no eran apartamentos, ni tenían aire acondicionado,  y  las madres eran extranjeras. Estos niveles fueron superiores a los exteriores, dónde la concentración se relacionó con que la vivienda estuviera ubicada en una zona urbana o metropolitana, dentro del núcleo urbano, o que tuviera más de un piso de altura.

En resumen, los niveles exteriores más altos de NO2 se encontraron en la ciudad y los más altos de BTEX en el interior de las casas de los municipios más pequeños, característicos de zonas rurales.

Por otro lado es bien sabido que una de las fuentes principales de contaminación en el interior de los edificios es el consumo de tabaco. En el caso de los niños la fuente más importante de esta exposición se debe al consumo por parte de los padres en la casa, especialmente ahora que está prohibido fumar en espacios públicos.

Problemas respiratorios al primer año de vida y exposición a contaminación atmosférica

Foto: Revista "Asma y Educación" (SENP)

Foto: Revista "Asma y Educación" (SENP)

Las infecciones respiratorias de vías bajas (IRVB), son uno de los principales motivos de consulta médica  en la primera infancia. Según los datos que obtuvimos, durante el primer año el 30,40% de los niños y niñas tuvieron alguna IRVB, en concreto padecieron bronquiolitis el 23,01%, bronquitis un 11,93% y neumonía el1,42%), y presentaron también los siguientes síntomas, un 26,14%  sibilancias y un 6,25% tos persistente.

Al analizar la posible relación con los niveles de contaminación que habíamos medido, observamos un aumento del 40% en la incidencia acumulada de tos persistente durante el primer año de vida por cada aumento de 10  µg/m3 de NO2 medido en el exterior de la casa al año de edad. Y también se  encontró un patrón de asociación con la bronquiolitis, bronquitis y tos persistente en diferentes períodos prenatales, aunque estos hallazgos no eran estadísticamente significativos.

Estos resultados, nos llevan a pensar que las acciones que consiguieran rebajar los niveles de contaminación atmosférica ayudarían a reducir el riesgo de enfermedades respiratorias en la primera infancia.

¿Qué hacer para que se reduzca el riesgo de la contaminación atmosférica?

En primer lugar ser conscientes de los vínculos que existen entre los riesgos medioambientales y la salud. La protección del medio ambiente también  protege nuestra salud y la de las generaciones futuras.

Es necesario el apoyo a políticas ambientales que implementen medidas para reducir las emisiones de los contaminantes atmosféricos.

  • Respecto a las fuentes en ambiente exterior las medidas son importantes tres aspectos principalmente: el transporte, el urbanismo y el sector energético. En cuanto al transporte parece que las medidas prioritarias serían aquellas no tecnológicas, es decir la reducción de la densidad de vehículos, y especialmente los de pasajeros diésel. Esto se podría conseguir por ejemplo, mediante restricciones temporales de volumen y densidad del tráfico, con limitaciones de la velocidad de circulación, optimizando el flujo de tráfico, estableciendo carriles bus, vehículos de alta ocupación, y la mejora del transporte público, entre otras. Aunque también las medidas tecnológicas (filtros, etc.) deben usarse de forma adicional.
  • En referencia al urbanismo, debería de basarse en una ordenación del territorio con criterios de movilidad, emisiones y calidad del aire. Por ejemplo, el establecimiento de zonas peatonales o de tráfico restringido, ubicación de colegios, escuelas, institutos, centros de ocio, viviendas, etc alejados de las vías de tráfico intenso, crear infraestructuras de transporte público en paralelo al crecimiento urbano, etc.
  • Y en relación a la reducción de las fuentes interiores cabe mencionar que se ha beneficiado de forma importante por el control del tabaco en lugares públicos, pero que otros aspectos como el diseño de los edificios (materiales saludables, aislamientos, ventilación, etc.) o el uso de aparatos eficientes deben tenerse en cuenta.

Y fijarnos en nuestros estilos de vida, el tabaco, el transporte que utilizamos, la energía que consumimos, los lugares que frecuentamos etc.  también determinan nuestra exposición a contaminación atmosférica.

Ana Esplugues Cebrián es Técnico Investigación del CIBERESP (Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública). Doctora en Salud Pública 2011. Diplomada en Enfermería y Licenciada en Antropología Social y Cultural. Ha trabajado desde el año 2003 en el proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente) inicialmente realizando trabajo de campo y posteriormente participando en la producción científica. En la actualidad he participado en la publicación de 17 artículos científicos y 59 comunicaciones a congresos nacionales e internacionales. La principal línea de investigación es contaminación atmosférica y salud respiratoria.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

*

Inspira una vez al mes

E-mail

Nombre



Búsqueda

Buscar por fecha
Búsqueda por categoría
Buscar en buscador

Buscar por fecha
Búsqueda por categoría
Buscar en buscador

Twitter